domingo, 18 de enero de 2009

Para ti :)

Érase una vez, un adolescente que no creía en el amor. Era un chico de constitución fuerte. Encantador. Formidable. Soñador; con bastante imaginación. No consideraba su vida como un camino de rosas. Sino todo lo contrario, para él, su vida era un mundo infeliz. La felicidad no había pasado por su puerta; o al menos él no se había dado cuenta. Lo tenía muy claro. El amor no existe. Es solamente una palabra como otra cualquiera. Existe el cariño, el aprecio. Pero el amor no. Había sufrido mucho por eso que la gente llamaba "amor" y si verdaderamente existiera y fuera eso, definitivamente, el amor era una mierda. Había sufrido demasiado, llorado millones de veces, noches en vela.. La quería demasiado. Y ahora que ya había superado todo aquel pasado, seguía siendo infeliz. Y pensaba que no creería en el amor durante toda su vida. Sin embargo, el amor puede pasar por su puerta junto a la felicidad cualquier día. No debería perder la esperanza. El amor puede llegar a ser hermoso; sólo si se exprime bien. Un mundo mágico junto al acompañante de viaje. Y se puede descubrir, sólo si no se busca. El amor nunca se debe buscar. Si tiene que aparecer, aparecerá solo. Así, que nunca dejes de sonreir, porque nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa. Y recuerda, que tan solo tenemos una vida. Aprovéchala.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

uau a saber quien es ti pero de todas formas mola mucho cada dia te superas

Laura. dijo...

no te hagas el tontucoo jajajajaj

Anónimo dijo...

jooo laura tienes que dejar de escribir estas cosas, que me enganxo y no puedo dejar de leerlos

Moi dijo...

"Nunca dejes de sonreír porque no sabes quien puede enamorarse de tu sonrisa"...

Yeah

Lolita y El Profesor dijo...

¡Tan cierto lo que escribes! Nunca se sabe cuándo va a llamar el amor a tu puerta... y bajo qué aspecto, Laura.
Un besito de Lolita

Anónimo dijo...

ingenua, él no será para ti