jueves, 8 de enero de 2009

Nadie;

-Dices que me conoces, pero te equivocas. No sabes que libros leo o que películas me hacen llorar, ni lo que quiero decir cuando te digo 'tal vez'. Ignoras mis obsesiones, o que suelos tener antojos una vez al mes, al menos. Cuántos hijos quiero tener, que quiero ser cuando me haga mayor, lo que me cuesta madrugar o lo que odio que me toquen las venas... Desconoces mis manías, mis cambios de humor... y la razón por la que creo que lo se todo y en verdad no se nada. Mis celos, mis lloros, mis risas...
-Pues entonces me gustaría conocerte y aguantarte, te lo prometo, tenemos todo el tiempo del mundo para nosotros.
-Nadie puede prometer eso.
-Yo no soy nadie.

4 comentarios:

Parte de mí dijo...

Existen muchas ocasiones. En unas te llegan a conocer antes de haber hablado contigo, y eso es realmente precioso. Otras necesitan mucho tiempo para poder llegar a lo más profundo de ti, y en otras, como en esta, hay que dar una oportunidad. Quizá haya que darla, no sabemos lo que puede existir detrás de ella, puede que algo maravilloso, puede que una promesa que sí pueda cumplir...

un beso

Hodimka Marie-Vice dijo...

Da esa oportunidad!!!

saudade dijo...

Brillante
(L)
:**

Erika. dijo...

Está interesante. Interesante.